Inmortalizar momentos,  de capturar instantaneas, tiempo que no se volverá a repetir,lo vivido, sentido y expresado, el mayor patrimonio que podamos tener junto con la familia, nuestros recuerdos.

Todo eso puede ser la fotografía.

Pero no quiero quedarme solo en el acto de fotografiar escenas previamente preparadas, quiero ir más allá, para mí significa el arte de observar, de escuchar y sentir lo que te rodea para plasmarlo tal  y como es, sin artificios, quiero capturar la espontaneidad, atrapar el sentimiento, llegar al alma de cada uno y reflejarlo en una imagen, en definitiva, buscar la belleza de lo natural e inesperado.

 

Miguel Barragán